¿Debo recoger el oficio?

Como es del dominio público, en la UNAM es costumbre publicar en la Gaceta convocatorias a “concursos abiertos de oposición” para plazas que “ya tienen nombre”. Entonces, quienes participamos en esos concursos como externos (sin ser “de adentro”) normalmente perdemos el concurso, pero el trámite incluye ir a recoger un oficio donde dice que no ganaste el concurso. En esta ocasión, la comisión dictaminadora calificó (casualmente) con 10 en todo a las personas que sí ganaron el concurso (obviamente quienes ya trabajan ahi y para quienes se abrió el “concurso”), pero para terminar de darles la plaza necesitan cubrir la formalidad de que los otros concursantes, como yo, vayan y recojan el oficio donde dice que no ganaron. El dilema es este: si recojo el oficio (y firmo de recibido), AVALO (acepto, legitimo) un “concurso” que en realidad es un fraude, una auténtica estafa que se comete desde hace años en la UNAM, pero que todo mundo ahí considera como “normal” (“así es; siempre es así”); pero si no lo recojo (llevo como 6 meses sin recojerlo) recibo la presión y la amenaza de las autoridades de que aunque sea un “excelente profesor” me vetarán y me quitarán hasta la asignatura que tengo (por la que recibo un sueldazo de $600 a la qna). Así se las gastan. ¿Debo recoger el oficio o no?

NOTA: La culpa del dilema la tiene Benedetti: “Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s