Caso Alma y Raúl: “como la Dra. X sabe mucho, se ningunea a los demás”

Alma y Raúl son estudiantes de licenciatura en una importante universidad pública, a punto de graduarse tras 9 años de intentos con su tesis.  Al igual que Bertha, hablan con elocuencia cristalina de una de las razones menos estudiadas de la “incapacidad” de los estudiantes para escribir sus propias ideas: simplemente no se les permite expresar sus ideas y sus palabras.

¿Qué tanto de lo que está escrito en estas 7 páginas de la introducción son ideas de ustedes?

A: No, es de autores.

R: Te digo que, o sea, fue en función de que la Dra. X nos dijo “ustedes no pueden”. Y lo que yo pienso, revisando muchas otras tesis, todas están organizadas de esa manera. Es un requisito. Nosotros manejamos un manual que se llama el manual de la APA…

¿Y qué dice ahí sobre cómo escribir una introducción?

R: Bueno, no recuerdo qué dice, pero lo que NO dice es que nosotros pongamos de nuestra cosecha…

A: Más que el manual de la APA es el manual de titulación de la facultad… y estas tesis son exactamente de ahí, entonces así están todas las tesis de esta facultad.

¿Cómo “así”?

A: Con citas textuales

R: ¿Sabes cuándo sí vamos a ponerle de nuestra cosecha? Yo tengo la idea de que lo hagamos libro… y entonces ahí sí vamos a poder poner todas las cosas… Yo tenía pensado hacerlo aquí, pero la Dra. X no nos dejó. Y bueno, finalmente no sé a ti cómo te iría con tus asesores pero nosotros tuvimos así como que… amoldarnos, ¿no? No le íbamos a decir al asesor: “no, nosotros lo tenemos pensado así”.

¿Pero escribieron alguna versión que ella les haya dicho “quítenlo”?

A: Una vez nos tardamos un montón en hacer la justificación en el proyecto de tesis. La hicimos en una noche y nos quedó pues bien, según nuestro estilo…

Es lo que no veo, no veo una introducción donde los autores de ESTA tesis digan por qué están investigando eso…

A: Sí no. Esa parte que te digo nos quedó bien padre y nos tardamos toda la noche desvelándonos, llegamos al otro día y se lo enseñamos a la Dra. X, y dice “a ver, justificación… no no no no, todo esto no se pone, y lo seleccionó y le dio erase, y dijo: “esto está muy cucho”, y entonces así nos deshizo varias cosas.

¿Pero qué era lo cucho?

R: Pues todo, porque lo escribimos nosotros, porque no estábamos dando el crédito a ningún autor de ninguna publicación, sino que eran reflexiones o redacciones nuestras. Y dijo la Dra. X que eso no iba, que cualquier cosa, todo, son citas textuales.

¿Pero leyeron otras tesis?

A: Sí, así están todas. Aparte la Dra. X es jefa de carrera y ella está regulando muchas cosas.

R: Y aparte de que es jefa de carrera, el núcleo de la Dra. X es como que el núcleo preponderante en la Universidad en ese aspecto. O sea que la Dra. X sí puede darse el lujo de decir que la investigación que se hace de ese tipo ella es de los efectivos porque en la Universidad ese es el estilo… y como la Dra. X sí sabe mucho, se ningunea a los demás…

A: Nos dio a elegir en el tipo de letra; nos dijo: “arial o verdana, como ustedes quieran; los colores de las gráficas: como ustedes quieran”. Pero en otras cosas no nos dio mucha opción.

Anuncios

2 comentarios en “Caso Alma y Raúl: “como la Dra. X sabe mucho, se ningunea a los demás”

  1. Hola G, pues sí, lamentablemente así son muchos de los profesores y profesoras en la universidad, increíble pero cierto. O hay otros que de plano al revisar las tesis ni las leen ni revisan y solo cobran su chequesote por ser asesores de tesis. Qué tendrá que pasar para que las personas tomen realmente su trabajo con compromiso y pasión? sobre todo en el ramo de la educación que estamos para llorar. En fin, seguiré leyendo tu espacio. Me gusta mucho lo que proyectas en tus escritos, tus ideas; creo compartir contigo varios puntos de vista y opiniones; además llegas a ser divertidamente sarcástico y también me agrada eso. Por aquí tengo algunos libros tuyos y me he encontrado otros ensayos en internet así que por el momento tengo mucho para leer.
    Abrazos,

    • Hola Ivonnecor: gracias por tu comentario. Lo del sarcasmo y eso, se debe a que uno debe tomar una postura frente al absurdo cotidiano de nuestras instituciones educativas: llorar, reir, rezar… yo elijo reir, aún cuando a veces me río de mí mismo.
      Te invito a enviar una mini-historia tuya (o si quieres una historia larga, mejor). Todos los que hemos pasado por las instituciones académicas padecemos trastornos que exigen una pequeña terapia… escribir y compartir ayuda un poco, ¿no crees?
      GHZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s