Caso José K: Concurso “abierto” de oposición

Caso 4: José K, graduado de postgrado en el extranjero, de regreso en México. Al carecer de conexiones familiares, estatus socioeconómico, padres acomodados, color de piel y cabello adecuados, etc., ha enfrentado una variedad de aventuras al intentar reinstalarse en alguna institución académica de México. Estos son sólo algunos ejemplos:

Discriminación por edad en el Centro de Investigaciones X

Hace tiempo le pidieron su curriculum vitae para un proceso de selección de profesores en uno de los centros de investigación científica más importantes de México. Después de unas semanas le informaron que no quedó, pero tres distintos investigadores de esa institución le dijeron que al revisar los expedientes de los distintos candidatos, su curriculum quedaba hasta arriba, pero que el comité decidió hacer una división entre candidatos “jóvenes” y candidatos “viejos”. Tal vez porque en ese entonces estaba de moda la pederastia, o porque la institución necesitaba gente más joven y dócil, la edad fue el criterio decisivo para la selección. Así que José K fue rechazado, por su avanzada edad. Pero algunos profesores le comentaron que el comité interno acordó que la siguiente ocasión que se abriera una plaza, su curriculum sería el primero a considerar. Por supuesto, para la siguiente ocasión encima de ser ya un miembro evidente de la 3a edad, José K había sido proscrito de esa institución por denunciar públicamente el abuso, usurpación de funciones y deshonestidad intelectual de una prestigiosa y poderosa investigadora de esa institución. No abundo sobre el caso, porque fue presentado en un congreso nacional de investigación y se publicó incluso en el periódico.

Descartado “por la computadora” en la Universidad Y

En la Universidad Y, ha metido su solicitud y curriculum en dos convocatorias. La primera no recibió siquiera una respuesta de rechazo. La segunda tampoco. Pero en la segunda ocasión, que tuvo lugar hace apenas unas semanas, una profesora de la universidad, le informó que fue rechazado porque a pesar de tener estudios de doctorado y postdoctorado, lo más probable es que la computadora lo descartó “automáticamente” porque su licenciatura no era en ciencias de la comunicación. Lo paradójico es que varios profesores de esa universidad le han pedido a José K impartirles cursos y asesorías pues, pese a que ellos sí tienen la licenciatura en ciencias de la comunicación, hay muchas cosas que no conocen o manejan…

Concurso “abierto” de oposición en la Universidad Z

En la Universidad Z, José K decidió participar en un “concurso abierto de oposición” para ocupar una plaza de investigador. El concurso se publicó en la gaceta respectiva, y la convocatoria señalaba que uno de los requisitos era presentar un proyecto de investigación sobre un tema X. Al buscar información sobre el tema, lo primero que encuentra José K es un artículo reciente cuyo título es casi idéntico al del tema asignado para ese concurso. Quizás por casualidad, la autora del artículo es una investigadora de apellido extranjero que ocupa de manera interina la plaza que supuestamente está a “concurso abierto”. Y el tema asignado es tan específico que sin duda ella es la única experta en dicho tema en todo el planeta Tierra. ¿Eso es un “concurso abierto de oposición”?

Anuncios

2 comentarios en “Caso José K: Concurso “abierto” de oposición

  1. jaja, hola…vaya! pues bienvenido. Desafortunadamente así estamos. Deberías haberle puesto al post “México lindo y querido…” o (por si estas universidades no son mexicanas) ‘Como la burocracia y el nulo sentido común destruye vidas -profesionistas o no-” jaja.
    Ten buen día, a pesar de…

    abrazos.

  2. Hola Ivonne: sí son mexicanas todas esas prestigiosísimas universidades, institutos y centros de investigación y postgrado… Pero he decidido titular los posts “Caso fulano…” para darle un tono clínico al blog, lo cual es una ironía, por supuesto. Me gustaría reunir un montón de casos clínicos de este tipo, para en su momento, convertir el asunto en tema de interés público. Ya comencé, presentando una ponencia en la UNAM, que no he subido aquí porque dice demasiadas verdades, y en esta etapa aún necesito conseguir empleo… el problema es que la mayoría de los miembros de las comisiones dictaminadoras son justo el tipo de “académicos” que provocan estrés, angustia, ansiedad, ira, llanto y por supuesto fobias:)… en cuanto consiga un lugar que me dé para vivir, subo la ponencia…

    Gracias de nuevo por leer y escribir.

    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s