People like us?

People like us?


Va este interesante post acerca del racismo y el “white privilege” en las contrataciones de tiempo completo en el medio académico. Es de Australia, y está en inglés… pero aplica muy bien a otros contextos, incluyendo el mexicano…


Some 10 years ago my friend Joe and I worked at the same place and would occasionally meet for lunch. At the time Joe and I were both teaching computer graphics to architecture students. We were both working casually at multiple unis and hating the financially strapped and perilous lifestyle that came with it. Those lunches were good therapy for me, and, I suspect, for him: there is nothing quite as satisfying as bitching to someone who truly understands how crap it all is.

white chess pieces

One lunch in particular stands out for me.

At the time Joe and I were both looking for more permanent work in academia. It has to be said that neither of us were having much luck. I barely waited to put in my lunch order before debriefing him on my latest unsuccessful job interview. Once again, I had been passed over for a man who, I felt, was less qualified to do the teaching than I was. It was my 5th knock back and I was beginning to seriously question my sanity.

At the time I didn’t understand that people don’t get jobs in academia just because they are good at stuff like teaching. Connections, histories, reputations – they all matter. Now it’s perfectly obvious why a professor, who had run out of soft money, would make sure his best research assistant got hired, but at the time I blamed it all on the gender thing (I still don’t think I was entirely wrong to do so).

So I got my rant on to Joe, who ate his lunch and patiently listened to me for around 20 minutes until I had exhausted my rage. Then he said something I have never forgotten:

“Inger. I understand you being pissed off. But consider this. There are some women on permanent staff in that architecture department. There are no Asians.”

I stopped mid chew.

Joe, I should point out, is of Asian descent. Actually I’m not even sure of his precise background. I’ve never asked. He was just ‘Joe’ to me. This is not to say that I “don’t see colour”, I would be lying if I said I never noticed, but Joe and I were similar in so many ways. I had never thought consciously about the implications of Joe having an Asian background and me having some kind of mongrel British one. Or, more precisely, if I did think about it I had dismissed it as irrelevant.

But suddenly I realised race did matter – at least, it seemed, in academic hiring practices. There were plenty of talented people of Asian descent, like Joe, who studied architecture with me. Plenty of these people taught architecture in that department sessionally, just like I did. But there was not one of Asian descent on permanent staff. If the past was anything to go by, I had much more chance of getting a job in that department than Joe did and that was clearly wrong. He was better at computer graphics teaching than I was and had not even been short listed for the job I missed out on.

What really tore me up though, was the way Joe talked about it. So calmly and so matter of factly. Clearly he had noticed such inequities all his life and this was but one more instance. I asked him if he ever got angry and he answered yes, of course. But he pointed out that getting angry all the time is exhausting. I nodded – I had come to the same conclusion about sexism. So we tacitly agreed to change the subject and talked about computers for the rest of lunch.

I went home afterwards feeling deeply troubled. I still feel troubled whenever I think of this moment.

The fact that race didn’t figure in my thoughts about academic hiring practice was, I realised, a symptom of my own white privilege. I was suffering from a form of White Blindness, or worse, as the Abagond blog points out, White Default. I had taken it for granted that being a woman mattered far more than being Asian when it came to being discriminated against in hiring decisions. But the numbers didn’t lie. In fact, I just checked on the website for that particular department. There are STILL no Asians on permanent staff. There is now one person with a Greek name and another who is Italian, I suppose that’s progress. I don’t have the figures on racial diversity in academia on hand, but this one architecture department certainly doesn’t reflect the diversity of students it enrols.

How does this happen? Well, just like academic assholery, I suspect it happens in small ways every day. I’ve written before about my friend Peter, who is very nearly finished his PhD. Peter is widely published and a great teacher. He is erudite, charming and funny; the perfect colleague to have at faculty lunches. Peter is also of African descent. Just quietly I have been wondering why, despite many attempts, Peter does not get hired onto permanent staff either.

Is Peter on the blunt end of persistent, silent racism?

Not long ago Peter told me about a phone interview he did. Apparently he was on the ‘long short list’ for an academic job and the hiring committee wanted to see if they would move him to the “short short list”. I asked him why there was an interview for that and he replied, again totally matter of factly with a touch of wry humour: “oh, they saw my name and probably wanted to confirm that I could speak English”.

I had no words.

I encourage you to look around you for a moment. Is it just me, or is academia in Australia very white? What gives people? Are academic hiring committees racist? Or are they just like me: largely unconcious of white privilege? Do they just keep hiring ‘people like us’ without even noticing it’s happening? Granted some departments, notably in science, are a little more diverse, but the fact that we can point to them as different is telling don’t you think? Privilege is often invisible in academia, Jessica Charbeneau points out in her thesis on the topic, perhaps because we assume that we live inside a meritocracy?

On any given day inequities of all kinds are being earnestly and carefully discussed in the seminars, cafes and lunch rooms of academia. Articles about racism written by academics appear in newspapers all the time, but we rarely subject ourselves to the same level of scrutiny and critique. I’m far from the first person to say that privilege is often mistaken as being normal –  as ‘just how things are’. It can take effort to notice the systems that perpetuate privilege in action – and there can be push back if you question the way things are. As Peggy McIntosh says,individual acts are not enough, “to redesign social systems” she says, “we need first to acknowledge their colossal unseen dimensions”.  So maybe we can have that conversation about academia here, as well as in the lunchroom? (I hope we can do it without too much trolling…).

What do you think? Have you, like me, realised there is a blindness that comes with white privilege? Do you think you have been discriminated against in an academic hiring decision? Has race affected your marks, or even the process of getting into your research degree? What happened? What can we do to change things?

(With thanks to my good friend Dr Tseen Khoo, who wrote a blog postwhich inspired me to write this piece and provided me with some great feedback to make it better)

IR AL SITIO ORIGINAL DEL POST

Buzón de quejas

Por fin comprendí mi error. Yo llevé mi bonita, formal, detallada y bien argumentada carta a la oficina del Rector, donde me pusieron un bonito sello de “recibida”, pero nunca tuve respuesta. ¿Cómo no vi antes este buzón???

buzón de quejas

buzón de quejas

 

Sobre el caso “Boris”

Muy estimad@s pacient@s y lectores de Terapia Académica:

En las últimas semanas se ha desarrollado una interesante conversación-debate alrededor del caso originalmente denominado “Yo (también) quiero un trabajo como el de Boris Berenzon”, del cual hemos reproducido aquí algunos comunicados. El caso tiene su propio sitio (http://yoquierountrabajocomoeldeboris.blogspot.com/) y, como se puede apreciar ahí, los argumentos y contra-argumentos han crecido, dando ejemplo del tipo de discusión que DEBERÍA darse de manera regular en nuestras universidades, particularmente en la UNAM. Sin embargo, por momentos dicho debate ha subido de tono y aquí mismo he recibido “comentarios” que son más bien insultos (curiosamente llenos de faltas de ortografía y demás), que no aportan a la discusión y más bien enturbian los propósitos terapéuticos de este blog.

Debate de altura

Por lo anterior, recomiendo a los interesados visitar directamente el sitio  http://yoquierountrabajocomoeldeboris.blogspot.com/, donde encontrarán no sólo los posts principales, sino también los respectivos comentarios, pues es ese el espacio donde se da esa discusión. En Terapia Académica estamos convencidos que el caso Boris no es sino un botón de muestra de fenómenos más amplios y generalizados de corrupción, fraude académico, autoritarismo, nepotismo, amiguismo, y demás, que se dan en nuestras universidades, razón por la cual seguimos invitando cordialmente a quienes deseen dar a conocer algún testimonio o caso en el que hayan estado involucrados de primera mano, no duden en enviarlo a este blog para publicarlo y así continuar con nuestra misión, que pueden leer aquí en la barra lateral, o bien en la pestaña “Invitación” de este mismo blog.

Atte.,

Dr. TAI

Yo quiero un trabajo como el de Boris (2)

Hace un par de días me llegó a las manos un extraordinario artículo que llevaba éste título, primeramente quiero congratular a su autora por tan brillante exposición, y en segundo lugar quiero hacer referencia a otro suceso, también concerniente al afamado Boris Berenzon que es digno de divulgar.

Tras la lógica emprendida por Beatriz, propongo un quinto apartado “Premio al cinismo y abuso de poder Boris Berenzon: tres pasos a seguir para lograr un mayor reconocimiento académico, puntaje en el SNI e incremento salarial”.

El año del 2010, también conocido por los mexicanos como el año de las celebraciones y desfalcos financieros a causa de sus centenarios y bicentenarios, nuestra máxima casa de estudios también cumplió un siglo de existencia, durante todo el año pasado la Universidad conmemoró su natalicio realizando coloquios, debates, publicaciones, concursos y eventos culturales.

Por algún motivo que desconozco, Boris Berenzon jugó un papel trascendental en éste último rubro. Así es, a éste miembro de nuestra comunidad académica, seguramente en reconocimiento por su ardua labor y compromiso académico, se le nombro comisario de la exposición del centenario de la Universidad Nacional; sorprendente ya que Boris Berenzon, no había realizado una sola exposición en su vida, cabe mencionar que ésta no era una exposición secundaria que se presentaría en los corredores de nuestra facultad ó en algún auditorio universitario, no, el espacio que auspició ésta magna exposición fue el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Casi con certeza podría asegurar que la decisión de dicha encomienda se sitúa en el nuevo discurso expositivo, abrir nuevos horizontes, metodologías y miradas en el espacio museístico y al mismo tiempo reconocer que los connotados curadores que son parte de ésta casa de estudios – Teresa del Conde, Deborah Dorotinsky, Cuauhtemoc Medina, Elisa García Barragan, Renato González, Jaime Cuadreillo, Jorge Alberto Manrique, Fausto Ramírez, entre otros- serían incapaces de lograr lo que Boris Berenzon logro, una exposición incomprensible, carente de discurso curatorial. Con éste hecho, Boris demostró que cualquier hijo de vecina es curador de una exposición, ese medio que se tenía copado por un grupo muy reducido y selecto de intelectuales fue transgredido por el vulgo e incompetencia que encarna Boris Berenzon.

Pero no sólo quiero hacer referencia a éste triunfo berenzoniano, a continuación expondré la brillante manera que este miembro de la academia universitaria implementó para hacerse de unos cuantos miles de pesos extracurricularmente sin tener que declararlos al fisco y cobrar simultáneamente su sueldo como profesor de tiempo completo de nuestra alma mater, es decir cobrar dos veces a la misma institución, situación que para la mayoría de sus profesores esta penalizada pero que como veremos a continuación todo es cuestión de entender el sistema para poder utilizarlo.

Para llevar a cabo la tarea encargada, la exposición, Berenzon contrató (con recursos de la Universidad) un equipo de ayudantes, todos ellos alumnos suyos de ésta facultad.

Tras meses de trabajar sin percibir sueldo, el día que finalmente reciben sus cheques, su querido y respetado profesor “Boris” preocupado por la violencia que se vive en nuestro país y en el afán de proteger la integridad de sus alumnos para que no fueran a ser presas de algún maleante, pone a su disposición tanto a su chofer como a su adjunta para que acompañe a los muchachos al banco a cambiar sus cheques; un gesto generoso sin lugar a dudas. Al llegar al banco, hacer la cola y cobrar su dinero, la adjunta a boca de jarro les exige que depositen la mitad de lo percibido en un número de cuenta a nombre de “BORIS BERENZON GORN” y espera a que cada uno de sus subalternos obedezcan la indicación hasta comprobar que la operación se ha llevado a cabo.

Efectivamente, la adjunta no les puso una pistola en la cabeza, pero si sirvió como presencia intimidatoria para que se hiciera éste intercambio, un hecho que algunos envidiosos podrían leer como abuso de poder pero que afortunadamente ante los ojos de diversos órganos universitarios no es un elemento de prueba suficiente para proceder en su contra, los jóvenes no sufrieron coerción sino que decidieron regalar la mitad de su sueldo a su querido y respetado tutor.

Cabe mencionar que ademas de éste generoso obsequio por parte de sus pupilos, Boris Berenzon percibía un sueldo como comisario de la exposición más su salario de profesor titular de tiempo completo en la Facultad de Filosofía y Letras.

No me queda mas que felicitar a las autoridades universitarias por el excelente trabajo que desempeñan en casos como éste. Algunos mal pensados e injuriosos pueden elucubrar sobre éstos hechos, dicen, que el profesor Berenzon tiene relaciones de alto nivel con miembros de la “familia universitaria” quienes lo cobijan y permiten que proceda de esta manera sin recibir sanción alguna; y aunque pareciera que estoy escribiendo sobre algún capo de éste país, penosamente no es así, estoy refiriéndome a un distinguido miembro de la comunidad académica, galardonado en la segunda mitad de la década de los noventa con el premio Universidad Nacional, profesor titular de esta facultad y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Un hombre sin escrúpulos ni principios que goza de impunidad en los territorios autónomos de la UNAM que le sirven de principado para llevar a cabo sus fechorias.
Otilia Florescano

Yo quiero un trabajo como el de Boris

ausentismo0

Ausentismo docente

Contribución al cambio paradigmático en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM

o

Yo quiero un trabajo como el de Boris

Durante años he criticado de forma inmisericorde al ausentismo docente. Ahora sé, y lo reconozco sin vergüenza, que he sido profundamente injusta. La historia de la civilización humana ha sido la de la larga lucha por trabajar menos y comer más y mejor. Tecnologías fundamentales en nuestras vidas contemporáneas, como la licuadora, nos han permitido gozar de comodidades que nuestros ancestros ni siquiera hubieran soñado, y al mismo tiempo liberar cada vez más tiempo del trabajo para dedicarlo, por citar un ejemplo, a la televisión. Así, el profesor ausente no es un mediocre e irresponsable aviador que, amparado por una corrupta red de compañeros, cobra cínicamente un generoso salario a la universidad pública y se mofa con su actuar de colegas y estudiantes por igual. Nada de eso. El profesor ausentista nos da con su ausencia la mejor de las lecciones. Él es la vanguardia de nuestra especie, el individuo que ha conseguido llegar al último estadio del progreso social, el exponente máximo del nuevo paradigma: un mundo en el que el trabajo, que tontamente pensábamos era la base de la apropiación, haya sido erradicado de la sociedad humana.

Tomemos por caso a un prominente miembro de nuestra comunidad académica, el Doctor Boris Berenzon Gorn, profesor de tiempo completo de nuestra querida Facultad de Filosofía y Letras. En fechas recientes ha sido llamada la atención del Consejo Técnico sobre la cualidad que más netamente caracteriza la práctica docente del Dr. Berenzon: su ausencia. Y es aquí donde no podemos evitar hacer un reconocimiento al profesor, puesto que con él no hay medias tintas. No es uno de aquéllos que se ha apropiado del ausentismo de forma pragmática, presentándose ocasionalmente, manteniendo un perfil bajo. Hablamos aquí de un purista, de un hombre coherente que ha hecho del ausentismo una filosofía laboral y una bandera: hace años que el señor Boris pisa su salón de clases de forma absolutamente excepcional.

Decíamos, se presentó ante el Consejo Técnico una queja por esta incomprendida situación. No podía ser sino un grupo de retrógrados alumnos, empecinados en permanecer dentro de un paradigma caduco, el que osó exigir al máximo órgano de gobierno de la Facultad que interviniera para que el Dr. Berenzon impartiera las asignaturas de las que es profesor titular. Afortunadamente, el Consejo Técnico se comportó a la altura de la situación y, mediante un cuidadoso proceso que un observador ingenuo calificaría injustificadamente de corrupto, fue revirtiendo la situación hasta conseguir que ninguna sanción fuera aplicada. Yo aplaudo al Consejo Técnico, pues ha sabido proteger al más revolucionario fenómeno de nuestra comunidad utilizando para ello únicamente los recursos del paradigma anterior, por ejemplo, argumentos administrativos. Arguyendo que no existía una documentación probatoria de las inasistencias, sino únicamente el simple testimonio de generaciones de (retrógrados) alumnos, fue posible exonerar al Dr. Berenzon por “falta de pruebas”. Esto es posible, claro está, gracias a un procedimiento cuidadosamente planificado para adelantarse a estas situaciones, el que permite a un profesor que no asiste a su curso modificar la lista de asistencia donde se registró su ausencia. Para esto le hacen falta únicamente dos instrumentos: una goma, puesto que la marca “falta” se consiga a lápiz, y una pluma. Un espíritu genuinamente previsor diseñó el sistema de tal forma que los docentes puedan “corregir” su ausencia hasta meses después de que ésta fue consignada, y justificarla, de ser necesario, de forma retroactiva con tantos comprobantes médicos como se requiera.

"Ausentismo justificado"... por el Consejo Técnico!

Habiendo enterado al lector de esta encomiable situación, me permito ahora proponer a su consideración algunos proyectos que, estoy segura, acelerarán enormemente el progreso de nuestra institución y la pondrán a la vanguardia de nuestra especie.

1) Creación de plazas de tiempo incompleto: Es evidente que las plazas de tiempo completo y de medio tiempo no fomentan en lo más mínimo el desarrollo del proceso civilizatorio del que es escenario nuestra Facultad, puesto que la Legislación Universitaria, y específicamente el Estatuto del Personal Académico (códigos legales que obstruyen el progreso al pretender que la realidad se ajuste a sus conservadores principios) contemplan sanciones graves contra el ausentismo. El profesor que decida recorrer la senda de la evolución se encontrará permanentemente expuesto a un eventual castigo: no siempre habrá un Consejo Técnico tan sensible al progreso humano como el que hoy tenemos. Por esto, es necesario crear plazas de “tiempo incompleto”, que no obliguen al académico a absolutamente nada, pero le reconozcan antigüedad, prestaciones y la posibilidad de ingresar a programas de estímulos así como a asociaciones sindicales.

2) Desarrollo exponencial del sistema de adjuntías: Uno de los elementos claves en este revolucionario proceso social es la figura del profesor adjunto, que no sólo facilita sobremanera que el titular pueda jamás presentarse en su salón, sino que además le libera de toda la molesta carga administrativa que la docencia trae consigo. Considero que esta fortaleza de nuestro sistema académico debe ser potenciada al máximo: propongo que los estudiantes y trabajadores de la universidad también tengan adjuntos. Sería un importante paso hacia el futuro, pues la comunidad de la Facultad, entera, podría enviar a alguien más a trabajar por ellos a cambio de un salario mínimo. Eventualmente, por supuesto, los adjuntos podrían tener adjuntos, y establecer cadenas que permitan la disolución de la responsabilidad en una intrincada red cíclica.

3) Establecimiento del premio anual a la docencia “Boris Berenzon”: Un jurado compuesto por los más prominentes integrantes de esta revolución paradigmática, que podrían por supuesto enviar a sus adjuntos a las reuniones, seleccionaría anualmente al profesor que con su ausentismo haya sido más formativo para su alumnado y valioso para la comunidad en general. Se tomaría en cuenta la coherencia en la práctica docente, manifiesta en la asignación de generosas calificaciones aprobatorias a todos los estudiantes; pero también la entrega, puesto que caminar esta senda requiere de gran coraje, capacidad para soportar críticas constantes de los conservadores y el ánimo para intimidar a los estudiantes reacios al progreso. El premio consistiría en una fuerte cantidad de dinero y, por supuesto, en la publicación de un trabajo realizado por un adjunto bajo el nombre del ganador.

4) Apertura de la Cátedra Extraordinaria “Maestros del exilio docente”: Organizada por un cuantioso ejército de becarios y adjuntos, “Maestros del exilio docente” convocaría a los más destacados especialistas en ausentismo. Permitirá, en un ambiente óptimo garantizado por la asignación de generosos viáticos, intercambiar experiencias, generar vínculos solidarios y desarrollar estrategias conjuntas para la ampliación de esta nueva y prometedora ideología. Como es lógico, los participantes estarían exentos de presentarse a las sesiones, especialmente cuando sea su turno de exponer. Las excusas más creativas para ausentarse recibirán una mención destacada y anualmente se publicará una antología que las recopile todas.

La izquierda, durante años autoproclamada progresista, ha errado. La justicia social no se alcanzará al destruir los privilegios de los que hoy goza la elite. La verdadera justicia sólo será posible cuando estos magníficos privilegios sean patrimonio común. Espero que mis propuestas ayuden a ampliar el ausentismo y a reducir el estigma que sobre él injustamente pesa, peligroso subproducto de una mentalidad anclada en el pasado. Por mi parte, estoy satisfecha de concluir mis estudios universitarios teniendo, gracias al persistente ejemplo de estos verdaderos maestros, una certeza. No es poca cosa tomando en cuenta la crisis de las grandes ideologías políticas, la precariedad de la vida, el declive de las instituciones organizadoras de la modernidad y la experiencia posmoderna de la temporalidad cuya única seguridad es que en el futuro las cosas sólo pueden empeorar. Mi íntima certeza es la siguiente: yo quiero un trabajo como el de Boris.  

Beatriz Bautista Gómez

¿También tú quieres un trabajo como el de Boris? Deja tu solicitud en:

No debo inscribirme a…

No debo inscribirme a convocatorias ni premios.

Querido Dr. TAI:

El año está fresquecito de nuevo y yo he roto mi “record” con dos rechazos académicos. Por supuesto es un caso aislado nada más.

Escribí no sé a santo de qué ocurrencia al COMIE (¿alguien sabe qué es eso?) y me dijeron que yo no hago investigación educativa. Fue bueno saberlo porque durante 26 años he creído que sí. Luego envié mi CV para el “Premio Sor Juana” que da la UNAM (¿lo da la UNAM o quién?) a mujeres académicas con labores docentes, de investigación y difusión SOBRESALIENTES. Me quedó claro que no hago labores sobresalientes, ni tampoco soy sobresaliente. Soy de una levedad que tiende a lo insoportable. Nunca estaré en el SNI ni en los rankings de los académicos sobresalientes. Soy una profesora conj un patológico amor por su trabajo, con deseos de ser útil quién sabe por qué o para qué.

Pero bueno, lo importante es la moraleja de este cuento: No debo inscribirme a convocatorias ni premios.

Una vez le dije al Dr. TAI que no se perdía nada intentando, llenando formatos, haciendo CVs, adjuntando copias y demás, para entrar a las convocatorias “abiertas” y “transparentes” de la UNAM.

Estaba equivocada. Sí se pierde. Se pierden las ganas, el interés, la motivación, la seguridad personal, la sensación de calidez hacia el género humano…. sí se pierde, mil disculpas.